¿Qué pasa si tu nivel de azúcar llega a 500?

El nivel de azúcar en la sangre es un tema de suma importancia, especialmente para quienes padecen de diabetes, incluso controlarla puede representar una acción bastante compleja. Los pacientes que sufren de esta enfermedad necesitan acudir al médico con frecuencia y revisar su nivel de azúcar.

Para esto, el doctor establece un rango o límite según sus propias particularidades, la meta se convierte en no superarla a través de los hábitos de vida saludables y una correcta alimentación, el tratamiento puede variar según las características y necesidades de cada paciente.

Ahora bien, cuando el nivel de azúcar en la sangre es superior a 500 representa un peligro para la salud, pues aunque la glucosa es necesaria para el funcionamiento del cuerpo, los altos niveles resultan muy dañinos, cuando el azúcar alcanza los 160 miligramos por decilitro ya se considera alta.

Consecuencias del alto nivel de azúcar en la sangre

Riesgo de cetoacidosis

Este se da cuando el cuerpo no tiene insulina, generalmente en los pacientes con diabetes tipo I. En este caso la glucosa se halla en el torrente sanguíneo, pero no puede entrar en las células, así que estas no reciben la energía que requieren. En su lugar, el cuerpo usa las grasas como combustible y produce ácidos que se conocen como cetonas, cuando estos se acumulan en altos niveles, pueden ser un verdadero veneno.

Síndrome hiperosmolar hiperglucémico

Los riñones segregan glucosa de más para compensar los niveles de azúcar, pero si esta alcanza los 600 miligramos por decilitro se genera este síndrome. Se caracteriza porque la sangre se espesa, en este caso no hay cetonas y afecta a los adultos de mediana edad o cualquier paciente mayor que padezca diabetes tipo II.

Cabe destacar, que cuando el nivel de azúcar en la sangre se encuentra en 300, ya es una situación de la que preocuparse y es vital acudir al médico, se pueden deteriorar la vista, los riñones y hasta el corazón.

¿Por qué se incrementa el nivel de azúcar en la sangre?

Esta situación se produce cuando se consume comida en demasía o cuando se saltan las horas de alimentación respectivas. También se produce cuando no hay suficiente aporte de insulina al organismo y cuando esta se encuentra deteriorada. La falta de actividad física también es un importante factor que la desencadena. En este sentido, es de suma importancia la alimentación balanceada y la práctica de actividad física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *